Saharauien ziberintifada

By | 2005/06/22

Saharauien egungo intifada berriak telekomunikazioak ditu tresna eta Internet adierazpide: sakeleko telefonoak eta kamara digitalak dira arma berriak. Marokok ezin du informazio jarioa gelditu eta gure esku dago zabalkundean laguntzea. Webgune pilo batek jarraitzen du egunotan saharauien altxamendua, batzuek azkenaldion propio sortuak, Sahara Libre eta Ciberintifada webguneak kasu. Blogak ari dira erabiltzen, Sahara ElHora, Sahara Intifada edo Sahara libre edo Poemario por un Sahara libre egiteko. Informazioa banatzeko posta zerrendak ari da erabiltzen Sahara Press Service (SPS) agentzia, Yahoogroups-en bidez bere albisteak gaztelaniaz, frantsesez eta ingelesez hedatzeko, Norvegiako elkartasun batzordeak ere egiten duen moduan. Arabieraz Cahiers du Sahara webguneak informatzen du, torturatuen argazkiak eta bideoak erakutsiz eta Sahararen aldeko eztabaidaguneak sortu dira.

Lehendik ere baziren informazio webgune batzuk, inportanteena eta osatuena den ARSO elkartearena kasu. Ingelesez albisteak eta testuinguruko informazioa eskaintzen duen Western Sahara webgune txukuna edo preso eta desagertuen senideen AFAPREDESA elkartea, egunotan ere albisteak ateratzeko ahalegin handia egiten ari dena.

Afrol News webguneak Saharari buruzko azken albisteak argitaratzen ditu ingelesez eta gaztelaniaz.

Aaiunen La Vanguardia egunkariarentzat berri emaile dabilen Carla Fibla kazetariak ondo azaltzen du lurralde okupatuetako saharauien ahalegina, bertatik bidalitako erreportaian:

“Sahara libre, pásalo”

Mensajes de móviles, correos electrónicos y documentación en CD conforman la ‘ciberintifada’ saharahui

CARLA FIBLA – 20/06/2005 – El Aaiún. Corresponsal

Sidi Mohamed Balla (26 años, ingeniero naval), Mahmud Kharbiche (24 años, filólogo de lengua inglesa) y Sidammou Zarouali (19 años, estudió hasta tercero de ESO en Canarias) incitaron el pasado 29 de mayo a los saharauis a favor de la independencia para que se reúnan en la céntrica plaza del hotel Nadgil. Rodeados de un impresionante despliegue de fuerzas antidisturbios, agentes secretos y gendarmes, sus caras de angustia fueron transformándose en nerviosas sonrisas al comprobar que los peatones se unían espontáneamente a la protesta. Sidi Mohamed, Mahmud y Sidammou forman parte de la cadena humana de saharauis que lleva más de dos semanas manteniendo un pulso con el rey Mohamed VI.

La nueva generación de saharauis a favor de la autodeterminación del Sahara Occidental apenas habla español. Se comunican a través de mensajes SMS de móvil, informan de forma puntual sobre sus actividades por internet y documentan con fotos digitales y vídeos las torturas y las vejaciones a las que han sido sometidas familias enteras por su presunta participación en la revuelta. Trabajan cerca de los militantes de derechos humanos, la mayoría ex presos políticos, quienes les apoyan.

En la casa del activista Brahim Numbria se trabaja por la noche. Animados debates, discusiones, mucho té y el ordenador portátil mostrando las imágenes del CD que han preparado con la documentación sobre la intifada saharaui que comenzó el 23 de mayo.

“Cuando queremos organizar una manifestación nos ponemos en contacto días antes y mandamos mensajes con el móvil. Así la gente se va enterando del lugar y la hora. Hay que hacerlo en secreto porque si no la policía nos disuelve antes de que empecemos”, explica Mahmud en un inglés esmerado. “Nuestros abuelos murieron por nuestra patria y ahora lo estamos haciendo nosotros. Marcharemos de forma pacífica”, añade Sidi Mohamed después de explicar que existe un contacto fluido con los estudiantes saharauis de las universidades marroquíes que dentro de unos días terminarán el curso y regresarán a El Aaiún.

Las familias de Mahmud, Sidi Mohamed y Sidammou temen que cualquier día les anuncien que sus hijos están en Cárcel Negra. “Si queremos la independencia, tenemos que asumir que habrá víctimas, hay un precio que pagar. Si uno se queda callado, y el otro, y el otro, nadie escuchará nuestro deseo de independencia”, responde Mahmud a su madre cuando ella le pide que deje las manifestaciones. La familia de Sidammou ha sufrido amenazas de la policía para que prohíban a su hijo participar en las concentraciones. “Mi familia tiene miedo, pero está contenta, porque yo soy su hijo, pero también soy hijo del Sahara. Sé que me apoyan en su corazón”.

Inquietos, con la mirada en constante actividad, están convencidos de que la situación actual no admite la marcha atrás. “Soy de El Aaiún y sé cómo piensa la gente, el 97% de la población quiere la independencia. Es cierto que existe un silencio mayoritario porque la gente tiene miedo de hablar, les preocupa su seguridad, pero hasta los niños de cinco o seis años quieren la independencia”, argumenta Mahmud.

El objetivo de estos jóvenes es la celebración del referéndum. En cambio, reconocen que algunos de sus compatriotas empiezan a pensar en la violencia. “Los saharauis estamos sufriendo torturas e insultos. A muchos jóvenes les obligan en comisaría a firmar un papel en el que dicen que han recibido dinero de los activistas de derechos humanos por participar en las manifestaciones”, comenta Mahmud. En la enérgica discusión de la generación de saharauis cargados de coraje que desafían a la monarquía alauí se observa que unos prefieren dejar de mirar atrás, a la responsabilidad histórica de países como España y centrarse en la ONU, mientras que otros exigen a José Luis Rodríguez Zapatero que cumpla su compromiso de alcanzar un acuerdo. “La Minurso -Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental- debe cumplir su objetivo y celebrar el referéndum. Si no, que abandone el territorio y empiece de nuevo la guerra”.

2 thoughts on “Saharauien ziberintifada

  1. Patxi Aznar

    Gazte sahararren ausardia munduko beste hainbat tokitan gertatzen den bezala aipatzekoa da eta lagundu beharko diegu, baino nire ustez irtenbidea Minurson dago. Minursok bere zereginei aurrera egin behar die. Mila esker eta erreferenduma oraintxe bertan¡

    Reply

Utzi erantzuna Patxi Aznar(r)i Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.